Irène, el turbador primer caso de Camille Verhoeven y la inmejorable tarjeta de presentación de Pierre Lemaitre

IMG_2526

Hoy quiero hablaros de Irène (Alfaguara negra, 2015 – Éditions du Masque, 2006, traducida del francés por Juan Carlos Durán Romero). Irène fue el primer thriller escrito por Pierre Lemaitre (París, 1951) y su increíble éxito le sirvió a este tardío escritor francés (empezó a darle a la tecla de lo noir cuando ya tenía cincuenta y cinco tacos en su almanaque) para animarse a escribir más aventuras para su protagonista, el comandante Camille Verhoeven. Aventuras que, huelga decir, gracias a la prodigiosa imaginación de Lemaitre y a su sensacional manera de narrar que te mantiene en vilo desde la página uno y hasta el final de las novelas, han imprimido un increíble empujón cualitativo a la novela negra policiaca francesa; y no solo eso, sino que el autor, gracias a una meteórica carrera de poco más de una década en la que ha llenado el panorama literario de títulos de gran aceptación y repercusión, ha venido a unirse a los pesos pesados de la novela negra del viejo Continente, desde MarkarisRankin pasando por  Camilleri o el malogrado Chirbes, por poner solo unos pocos ejemplos de autores destacados.

IMG_2525

Con Irène, Pierre Lemaitre recibió, en 2006, el premio a la primera novela policiaca del Festival de Cine Policiaco de Cognac, y a partir de aquel éxito el autor francés inició la serie protagonizada por Camille Verhoeven, que incluye Alex (ganadora del Crime Writers Association International Dagger Award 2013 y del Premio de Lectores de Novela Negra de Livre de Poche 2012, así como uno de los libros del año según el Financial  Times y que está en proceso de adaptación al cine por James B. Harris con guion del propio Lemaitre), Rosy & John (2012) y Camille (2012), Vestido de novia (2014) -ésta Premio del salón du Polar y también en proceso de adaptación al cine- y Ejecutivos negros (2010). Y, como redoble final, Nos vemos allá arriba, premio Goncourt 2013. ¿Algo más? Sí. El broche de oro: en su vitrina de galardones también luce el nada despreciable Premio de Novela Negra Europea.

PIERRE-LEMAITRE --644x362

Así se las gasta Lemaitre, un tío que tiene, eso se estima, medio millón de lectores gracias a una obra que ha sido traducida a dieciocho idiomas. Números de vértigo, sin duda, para un escritor que, como no podía ser de otra manera en este país donde es más famoso un tronista de Mujeres y Hombres y Viceversa que un literato de renombre, es un perfecto desconocido con la salvedad de para aquellos a los que les gusta la novela negra escrita por autores contemporáneos.

Pero no nos dejemos llevar por la desazón. Centrémonos en seguir hablando de Lemaitre; como el lector de este blog entenderá, estos datos que arriba he desgranado no se consiguen ni de la noche a la mañana ni tampoco con una única obra, por muy grande que sea el pelotazo de ventas que haya pegado. Tantos premios, tantos lectores y tal reconocimiento se consiguen con un talento increíble. Un talento trabajado, por supuesto (ya se sabe, que las musas te pillen escribiendo y tal), y un reconocimiento que ha llegado en su momento justo. Porque la literatura, en alguna ocasión lo he dicho en este blog, no es un sprint sino una carrera de fondo. De ir poco a poco, paso a paso, mejorando con los años, madurando, leyendo mucho, muchísimo, adquiriendo vocabulario, descubriendo nuevas formas narrativas, estudiándolas, leyendo y releyendo a los clásicos, los alma máter de todo lo que vendría después, y luego ya, dándole a la tecla con la certeza de que aquello que va quedando plasmado en el folio tiene una calidad más que aceptable. Ya lo he apuntado antes, pero nótese que Lemaitre nació en 1951 y no fue hasta 2006, cuando contaba con 55 años, cuando publicó su primer thriller. 55 años de leer, releer, pensar, escribir, corregir y depurar dan para mucho. Y el resultado, a la vista está, es bueno.

IMG_2527

Vale, ya vale de Lemaitre. Ahora hablemos de Irène. De la obra. De su tarjeta, su inmejorable tarjeta, de presentación. Empecemos por lo que todo el mundo quiere saber: ¿de qué va? Pues bien, grosso modo podría resumirse que Irène es un salvaje thriller literario en el que se narran las pesquisas del comandante Camille Verhoeven (un tipo al que Lemaitre imaginó con una altura de un metro y cuarenta y cinco centímetros) y su equipo para buscar a un asesino en serie que se dedica a cometer crímenes que tienen, todos ellos, un extraño denominador común: reproducen fielmente y hasta el más mínimo detalle los crímenes que se relatan en algunas de las principales obras maestras del género literario noir, desde American Psycho hasta La Dalia Negra.

Por explicar la novela de otra forma, podría decir que Irène es una mezcla entre El coleccionista de huesos (novela de Jeffery Deaver -1997- que fue adaptada al cine con Denzel Washington y Angelina Jolie -pedazo de filme, por cierto-) y Seven (1995, la película -la también pedazo de película- de David Fincher protagonizada por Brad Pitt, Morgan Freeman, Kevin Spacey y Gwyneth Paltrow) Iréne, por lo tanto, es una novela heredera de la fuerza visual y de argumento de estas obras maestras y, además, incluye unos elementos metaliterarios de lo más atractivos; ya no solo en lo referido a las menciones a esas obras maestras literarias, sino, también, a otro asunto que, por su calidad de spoiler, no puedo decir aquí.

Para ser el primer thriller literario de Lemaitre, Irène se mueve por las procelosas aguas de lo noir con una elegancia sin igual. Tanto que parece que el autor haya escrito con anterioridad una innumerable colección de títulos de temática policial porque, a la brillantez (y verosimilitud) de los diálogos se le une un hábil manejo del tempo y de la casuística; así, por el libro desfilan policías, jueces y periodistas, cada uno con su rol y sus golpes de efecto, y conforman una trama, una urdimbre, de lo más perturbadora y atrapante.

Para quien haya leído alguna entrada anterior de este blog, verá que soy un entusiasta de la novela negra, si bien para nada hago ascos a cualquier otro tipo de obras; soy un enamorado de la literatura en general, aunque he de reconocer que le hago ojitos al género noir. Y, para mí, Lemaitre está allá arriba, en el Olimpo de los autores actuales que mejor manejan el género y que, además, mejor escriben. Por lo menos, para mi gusto estético literario.

¿Algo más? Sí, claro. Tres cositas: la primera, que la recomiendo sin ninguna duda. La segunda, que los muebles de las fotos los he hecho yo (esto no aporta nada pero tenía que decirlo, que estoy orgulloso del resultado); y la tercera, que el libro se llama Irène (y esto todavía no lo había dicho) porque Irène es… la pareja embarazada de Camille.  Y hasta aquí puedo leer.

 

Anuncios

2 comentarios en “Irène, el turbador primer caso de Camille Verhoeven y la inmejorable tarjeta de presentación de Pierre Lemaitre

  1. ¡Buenos días, Ramón!

    Acabo de descubrir tu blog y ya tienes un nuevo seguidor.
    Me ha encantado tu reseña y tu opinión sobre Irene. Creo que has resumido a la perfección el espíritu de la obra de Lemaitre y su fiel reflejo en esta novela.

    Como opinión personal, he de confesar que, a falta de concluir la saga con Camille, “Irene” es sin duda el libro que más me ha gustado.

    Muchas gracias por compartir esta genial reseña con nosotros.

    Espero leerte pronto.

    ¡Un abrazo!

    Me gusta

    • Muchas gracias, Santi. Me alegra que te haya gustado el blog; aquí dejo mi particular punto de vista sobre obras que voy leyendo o que me parecen dignas de analizar. Muchas gracias a ti por leer esta reseña, te invito a que le eches un vistazo a las entradas anteriores por si encontrases algún título que te pudiera interesar y ya nos vamos leyendo por aquí. Un saludo!

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.